BELLA LOLA

fairweather-bella-lola

Tipo: Goleta clásica

Diseñador: Murray

Año: 1952

Constructor: Cayman Boats

Lugar de botadura: Kingston, Jamaica

Eslora (ISO): 20.24m

Manga: 4.6m

Desplazamiento: 35 tons

Puerto base: Puerto Tomás Maestre, La Manga

La Bella Lola, antes Fairweather, es una Goleta clásica de 1952, hecha en Las Islas Caimán, por encargo del hermano de Ernest Hemingway. La goleta dio la vuelta al mundo capitaneada por una mujer acompañada solamente por sus hijos, el mayor de los cuales tenía 19 años al empezar la travesía. Son solo algunos detalles de la larga historia del velero clásico que ahora está a tu disposición.

La Construcción: Un encargo de Hemingway

En 1947, Sir Antonhy Jenkinson y Leicester “Les” Hemingway, hermano del escritor Ernest Hemingway llegó a la oficina de Murray, que en aquel entonces había sido trasladada a Jones Cove en South Bristol, Maine. Habían planeado construir una versión ampliada de la serie de buques costeros de Murray. Después de muchas horas de discusión y muchos bocetos, seleccionaron el casco de “DON” y se amplió el aparejo original de los buques costeros de Murray. K. Aage Nielsen, amigo y socio de Murray, realizó gran parte de los bosquejos. Hemingway, que aparentemente compartía el talento para la escritura de su famoso hermano, proporcionó informes muy prolíficos sobre la sociedad Cayman Boats en Kingston, Jamaica, un astillero muy conocido por su gran cantidad de poderosos buques. Como resultado, se botó Fairweather en 1951.

Inmediatamente empezó a navegar por las aguas del Caribe. En 1959, William Adams lo compró. Su intrépida mujer Suttie se convirtió en su patrona. La dramática historia de su vuelta al mundo en el Fairweather, con tiempo muchas veces lejos de ser apacible (Fairweather = Tiempo apacible, juego de palabras en inglés), queda recogida en el libro Sea Quest de Charles Borden, dónde Suttie resume la actuación del barco: “Mientras que Fairwehater, con sus pesadas vergas, robustas jarcias y sus 29 toneladas netas no es tan “Yatchy” (término despectivo para yate con otros aparejos más simples) como los buques de crucero con sus elegantes aparejos de las Bermudas y su ligero desplazamiento, la goleta ha demostrado una y otra vez como trabaja firme a barlovento en salvajes aguas azules, como se escabulle en remotos fondeaderos con delicadas brisas o como capea un temporal. Jamás ha fallado en su respuesta al timón. Puede que no sea muy veloz pero navega de una forma elegante como una goleta con buen equilibrio debería hacerlo.

bella-lola-barco

Navegando con viento de popa o a un largo, puede mostrar su estela a la mayoría de los barcos de su tamaño. En 40.000 millas bajo nuestra bandera, bien fuera navegando por el archipiélago Tuamotu, atravesando el Estrecho de Torres o haciéndose camino en abarrotadas bahías, ha demostrado que puede hacer la mayor parte de las cosas e incluso algunas mucho mejor que la mayoría de los buques que conozco.

Suttie Adams

Ella fue una de las primeras mujeres en dar la vuelta al mundo como capitana.

 

En el verano de 1959, la familia Adams, un matrimonio, Bill y Suttie, con 4 hijos, compró el barco en las Islas Caimán. Ninguno de ellos había navegado nunca. Tras unas semanas de prácticas, emprendieron la travesía a San Francisco, donde residían. Allí siguieron practicando unos meses y preparándose para la que sería la aventura de sus vidas: dar la vuelta al mundo. Los hijos tenían entonces 19, 16, 12 y 8 años y recibieron clases de su madre durante los 5 años que duraría el viaje. Saliendo hacia el oeste, cruzaron el Pacífico. A pesar de toparse con un tifón en las cercanías de Nueva Zelanda y gracias a la robustez de la embarcación, fueron capaces de navegarlo y sobrevivir. Pararon 6 meses en Australia para poder reparar los daños causados por el tifón y descansar. En ese periodo Bill hizo un viaje de negocios a California y aprovechó para abandonar a su familia. Suttie, lejos de echarse atrás, decidió continuar con la vuelta al mundo, lo cual haría que en numerosas ocasiones apareciera en la prensa de los lugares a los que llegaba, incrédulos de que una mujer fuera la capitana de un barco que estaba dando la vuelta al mundo.

Al llegar a San Francisco en mayo de 1965, Suttie y su familia sentía que después de esa aventura, ya nunca podrían igualar la experiencia y decidieron vender el barco. 47 años después, Jonh Adams, el segundo hijo en edad y que empezó la travesía con solo 16 años, publicó un libro en el que cuenta todos los detalles de la aventura. Se titula The Cruise of the Fairweather.

La segunda vuelta al mundo — Un reto sin concluir

En los años 60, el barco fue comprado por Stephen Hornet, un aventurero estadounidense que tenía como objetivo repetir la hazaña de Suttie Adams, dando la vuelta al mundo, en dirección oeste. Partiendo de San Francisco, cruzo el Pacífico e hizo la mayor parte de la travesía con gran escasez de medios, lo cual finalmente le obligó a abandonar el reto, al quedarse totalmente arruinado cuando se encontraba en la isla de Mallorca, España. Stephen vendió la mitad del barco a un noble español, el Conde de Caralt para poder mantenerlo y ambos llevaron el barco hasta los prestigiosos astilleros de Montecarlo, Mónaco, para renovar la cubierta (1982). Tras la labor de restauración, volvieron a Mallorca, donde el barco pasaría 16 años.

fairweather
bella-lola-goleta

1998

En 1998 la goleta estaba en estado de semiruina. Fue entonces cuando Luis Pérez-Solero, amante del mar y la navegación clásica se encontró con ella. La definió como el barco que siempre había querido y al ver que los dos habían nacido en el mismo año,1952.

Decidió a darle a un barco tan maravilloso, una segunda oportunidad. Llevándolo a los prestigiosos astilleros de Vatasa, especialistas en carpintería clásica y restauración, se hizo una renovación profunda de todas las partes dañadas, siempre respetando el diseño, las ideas y los materiales originales. Es en este momento cuando decidió cambiarle el nombre por La Bella Lola: un nombre que mezclaba motivos personales y un homenaje a la famosa canción habanera del mismo nombre. Desde entonces viajó por todo el mediterráneo durante más de 20 años. Hoy sigue siendo el propietario de La Bella Lola y su mayor amante. Durante este periodo se rodó en la Bella Lola el famoso anuncio de Puleva, protagonizado por Belén Rueda.

bella lola goleta

Galería de fotos

Artículos relacionados

Filar la estopa explicación por Carlos Sindin

Filar la estopa explicación por Carlos Sindin

Filar la estopa consiste en el proceso de reparar la estopa de una manera adecuada para que se adapte a la junta de la tabla. El…
“ESTE NIÑO SE CREE QUE VA A SER OLÍMPICO”

“ESTE NIÑO SE CREE QUE VA A SER OLÍMPICO”

Entrevista a Fernando León Boissier por Fermín Rodríguez. Septiembre 2021 Esto comentaba socarronamente el cabeza de familia, cuando veía el afán con el que su cachorro…
El barco que incendió Santander en 1893

El barco que incendió Santander en 1893

Nuevo capítulo de #Pedacitosdehistoria de la Fundación Vela Clásica de España. ¿Sabías que un 3 de noviembre, viernes, 1893 se produjo en Santander un incendió tan…